martes, 25 de enero de 2011

Mercat a la Plaça Major de Vic, diversión asegurada.

Reconozco que ésta no es una entrada tradicional en la que explico un lugar o evento, en este caso me he dejado llevar por mi lado más fotográfico o mis lado más "streeter" si me permitís la expresión.


El pasado sábado la temperatura en Vic era de -2º centígrados, una temperatura gélida que provocaba una luz límpia, suave y estupenda para fotografiar.


Llevé mi lente de 50mm que hacía tiempo que no utilizaba y a la que he de reconocer que le tenía muchas ganas y me dediqué a deambular por la plaza con el único objetivo de pasármelo bien mientras jugaba con mi cámara en busca de claroscuros.


Además de las buenas condiciones para fotografiar, he de añadir que tuve la fortuna que el sábado es día de mercado y ese día la plaza siempre se llena de todo tipo de paradas dedicadas a temas tan dispares como ropa, plantas, comida o venta de animales.


Si no os hubiese dicho más arriba que la temperatura era gélida seguramente no lo hubiéseis deducido por las imágenes ya que la gente va abrigada pero tampoco en exceso. 


He de decir que el gradiente de temperatura existente en la plaza era bastante grande, es decir en la zona de sombra la temperatura era inferior a esos -2º pero en la zona de sol la temperatura era superior. 


Parece una perogrullada, pero creédme si os digo que la diferencia era abismal. Sin duda los pobres paradistas que se encontraban en la zona de sombra tuvieron que sufrir y mucho en el transcurso de la mañana recurriendo al uso del fuego para entrar en calor.


Aunque llevaba mis guantes mientras fotografiaba, al final casi me quedé sin tacto en las manos. El caso es que me dió igual, no se si las imágenes resultantes han sido buenas pero la diversión y el buen momento que pasé ya no me la puede arrebatar nadie.


¿por qué no todos los días serán igual para el fotógrafo?

viernes, 21 de enero de 2011

Un dia en el Camp Nou.

Corría el año 2003 cuando fué la última vez que fuí a un estadio a ver un partido de fútbol.  El estadio en cuestión -como en esta ocasión- fué el Camp Nou, ya que vivo en Barcelona y el Barça es mi equipo desde pequeñito.


Ha llovido, pero las sensaciones al regresar son muy similares a excepción del nivel mostrado por el equipo. 


Pero como este no es un blog deportivo ni pretendo dar rienda suelta a mis pasiones culés, me limitaré a narrar las sensaciones que servidor tuvo al pisar de nuevo nuestro circo romano contemporáneo.
"Panem et circenses",  no hay leones ni gladiadores pero las masas se concentran alrededor de 22 tíos que corren detrás de una pelota y que cobran una pasta. 


Se que lo que acabo de escribir es un tópico, pero el dueto protagonizado por la crisis y el entretenimiento de las masas se está empezando a convertir en uno de categoría por la longitud inesperada del túnel.


De todos modos tengo que reconocer que a pesar de todo lo mencionado anteriormente, lo pasé bien. 
Éste se trata de un espectáculo basado en la pasión, la competición, los sentimientos y en el caso del Barça la estética.


Si como era mi caso hace tiempo que no se pisa un estadio como el Camp Nou la verdad es que impresiona por sus dimensiones. 


Un recinto con capacidad para 90.000 personas es como mínimo llamativo. Así que no es de extrañar que cuando finaliza el encuentro siempre se pueda ver a algún aficionado observando el estadio cuando la mayoría de gente ya ha abandonado sus localidades.


Los accesos se colapsan y las calles adyacentes al estadio sufren de la periódica masificación quincenal de aficionados satisfechos que ahora si corren a refugiarse del frío acumulado. 

lunes, 17 de enero de 2011

High Lane NY

oncopy="alert('Opcion deshabilitada');return false" oncontextmenu="alert('Opcion deshabilitada');return false"

domingo, 16 de enero de 2011

Fan Ho, un fotógrafo desconocido.

Pero no por desconocido, deja de ser un gran fotógrafo.


Lo encontré en una revista de fotografía americana titulada "Black&White Magazine" dedicada en su totalidad a la fotografía en blanco y negro.
En el ejemplar que llegó a mis manos hay un especial dedicado a su libro de 70 imágenes llamado "Hong Kong Yesterday" cuyo tema principal es la vida cotidiana en la ciudad de Hong Kong entre los años 1953 y 1968.


Fan Ho es un fotógrafo nacido en Shangai en 1931 que residió en Hong Kong lo que le ayudó a documentar la realidad de la ciudad en la que vivió entre los años 1949 y 1996.


Ho es un tipo de fotógrafo de calle que juega básicamente con el aspecto formal de la imagen y cuyo tema es la vida en si misma, la cotidianedad del dia a dia.
La potencia de sus fotos lo dan entre otras cosas una composiciones muy minimalistas, el juego de las formas, el ritmo, las lineas, el componente humano, las luces o las sombras y una inteligencia visual muy desarrollada.

©Fan Ho
Siendo un fotógrafo de formas, añade a sus imágenes un barniz muy potente de poesia visual que provoca que sea dificil no emocionarse.


"En mis fotografias no hay puntos medios, me expreso a mi mismo y a mi corazón"


"Para mi, lo que hace que una foto sea buena es algo que se puede sentir, algo que toca tu corazón. Lo que quiero es que la persona que vea mis imágenes sienta lo mismo que yo siento cuando veo mi trabajo" 


Una de los aspectos que más me llamó la atención además de su doble condición de cienasta y fotógrafo es que según cuenta él mismo, el 90% de sus fotografías han sido reencuadradas de allí la variedad de formatos.
Al contrario que otros fotógrafos de su época, siente que así tiene un mayor control sobre el resultado final y de este modo puede hacer una segunda reinterpretación de la realidad, lo que provoca que sus fotos sean doblemente subjetivas.
Estoy seguro que otros pensarán que es una forma de hacer trampa y de conseguir lo que no se consiguió en el momento de la toma... en cualquier caso, esto es una elección personal.


En el último encuentro de Calle 35, Rafa Badia me reflexionó sobre el porqué este fotógrafo no había trascendido y subrayó el problema de los fotógrafos "periféricos" que tienen una mayor dificultad para que su trabajo sea conocido.


Estoy convencido que si Fan Ho en vez de ser chino hubiese sido europeo o en especial americano estaría reconocido y su trabajo más difundido.
Seguro que tiene algo que ver que actualmente esté viviendo en Estados Unidos con el hecho de que su trabajo se esté empezando a publicar en una editorial de una galería de arte llamada ModernBook.
Si alguien quiere hacerse con uno de sus dos libros, no tiene más remedio que hacer un pedido on-line.


Así lo tuvo que hacer un amigo mío para poder regalarme con un gesto que no he dejado de agradecer un ejemplar  de "Hong Kong Yesterday" firmado por Fan Ho.

sábado, 15 de enero de 2011

©Josef Koudelka
oncopy="alert('Opcion deshabilitada');return false" oncontextmenu="alert('Opcion deshabilitada');return false"

miércoles, 5 de enero de 2011

Vallter 2000 o ir a una estación de esquí y no esquiar.

Cuando el invierno se acomoda entre nosotros, el frío juega fuerte y los árboles desnudos miran al cielo.
Es entonces cuando algunos salen de la ciudad y se adentran en terrenos montañosos con la finalidad de practicar el esquí. Aunque también es cierto que no todas las personas que deambulan por las estaciones tienen ese deseo.
Quizás sea por desconocimiento, por economía o porque sus intenciones no van más allá de revivir la efímera ilusión de ver la nieve. Lo cierto es que se puede ir a una estación de esquí como en este caso la de Vallter 2000, muy cercana a Camprodon y no cargar con unos esquís.
De hecho los gestores de la estación conscientes de ello han habilitado una zona de ocio dedicada exclusivamente al uso de trineos, con una gran cinta transportado que evita a los usuarios el esfuerzo de caminar ladera arriba.
Yo no tengo nada en contra de la gente que esquía, me parece estupendo pero ya sea por mi torpeza o por mi escasa habilidad con cierto tipo de deportes de un día a esta parte decidí dejar de intentarlo.
Recuerdo la última vez que fuí precisamente a esta estación,  terminé -sin aún hoy saber cómo- esquiando hacia atrás.
Se puede ir a una estación de esquí para admirar el paisaje, observar la aparatosa ropa de los esquiadores o simplemente alimentar la curiosidad.
Aunque estoy seguro que algún esquiador-lector se pondrá las manos en la cabeza al leer estas líneas, pero lo asumo con deportividad.
 ¡Que no os traigan carbón los Reyes Magos!

lunes, 3 de enero de 2011

Navia, la sencillez hecha fotografía.

oncopy="alert('Opcion deshabilitada');return false" oncontextmenu="alert('Opcion deshabilitada');return false"

Fira de Nadal de la Sagrada Família.

Durante el mes de diciembre se celebra en los alrededores de la Sagrada Família la Fira de Nadal.
Es una cita anual que revoluciona aún más si cabe los aledaños de la recién inagurada Basílica que un servidor no puede dejar de fotografiar al pasar cerca de ella ya que -en cierto modo- siento envídia de las decenas de turistas que se agolpan con sus cámaras día si y día también como si de una procesión se tratara.
La Fira siempre se ubica enfrente del templo en la fachada de la Pasión y en ella encontramos todo lo necesario para ornamentar nuestras casas con los típicos adornos navideños.
Desde figuras de pessebre, luces de navidad o los clásicos abetos forma parte de la oferta de la Fira.
Una de las cosas que más me llamaron la atención fué volver a ver después de muchos años algo tan típico de las ferias populares y también de los parques de atracciones como es lo que se llama algodón de azúcar.
Fué verlo y me transportó a mi infancia lo que me llenó de ilusión y al mismo tiempo de curiosidad por ver como el artesano creaba en apenas unos segundos esa esponjosa nube de azúcar de color rosa.
En definitiva es otra buena propuesta para dejarse atrapar por el ambiente navideño que casi con toda seguridad nos evocará a nuestra infancia con los más variados detalles a los pies de la Sagrada Família.