jueves, 28 de octubre de 2010

Las Ramblas de Barcelona (XVII) o la chica y el taxi

Ante esta fotografía, os podría hacer un pequeño ejercicio:
¿cuantos de vosotros piensa que la chica entra en el taxi?
¿y cuantos piensa que está saliendo?
puestos a preguntar... ¿quién piensa que la chica ni entraba ni salia?

miércoles, 27 de octubre de 2010

Gonzalo Juanes, el fotógrafo de lo cotidiano

"La buena fotografía ha de ser sencilla, de modesta apariencia, intencionadamente en tono menor" 
Junio 1957
©Gonzalo Juanes

¿quién es Gonzalo Juanes? para el gran público es un desconocido pero ha sido una de las figuras más influyentes de la fotografía en España.
Nació en Gijón en 1923 y formó parte del grupo AFAL (Agrupación Fotográfica Almeriense) junto a fotógrafos de la índole de Masats, Miserachs, Colom, Ricard Terré, Català Roca o Carlos Pérez Siquier entre otros cuyo objetivo común era terminar con la tradición pictorialista de la fotografía y ofrecer nuevos planteamientos fotográficos con influencias del extranjero. 
Las fotografías de Cartier-Bresson, "Los americanos" de Robert Frank o el "New York" de Klein fueron proyectos fotográficos que influyeron al grupo de forma ineludible.
Regresando a Gonzalo y a su frase pronunciada en el año 1957 uno se puede preguntar:  

¿Qué es una fotografía hecha en tono menor?
©Gonzalo Juanes
Una fotografía hecha sin artificios, con naturalidad, con técnica discreta, de forma humilde y huyendo totalmente de la artisticidad de la fotografía podría ser una buena definición.
 
Otra idea de Gonzalo que me sorprendió leyendo las investigaciones de Laura Terré en el fantástico "Ese declinar de la luz" fue su forma de entender la fotografía:


"Para mi la fotografía es un medio para expresar ideas, un lenguaje que no se dirige al ojo ni al corazón, si no a la mente del espectador"

"El azar no debe conquistar la imagen, debe quedar siempre a la voluntad del fotógrafo, como autor. Éste debe ser su único dueño, sus decisiones deben responder a la reflexión."
©Gonzalo Juanes
Podemos deducir entonces que Gonzalo eligió una forma de contar sus historias (estética) y usó la fotografía para explicar, pero ¿qué nos explicó Gonzalo?
©Gonzalo Juanes
Lo cierto es que tuvo serios problemas con "el qué". Se pasó varios años sin saber que hacer con su modo de fotografiar porqué simplemente no sabia que explicar hasta que un día decidió que lo que mejor conocía era lo que debía contar y eso sin lugar a dudas era "su" Asturias, la sociedad asturiana de finales de los 60. 
Gonzalo nos explicó fotograficamente Asturias y sus gentes - desde las clases más humildes hasta las económicamente más pudientes - y vaya si lo hizo. 
©Gonzalo Juanes
Aunque ese fue su tema principal, en sus fotografías también podemos encontrar una serie muy conocida de la calle Serrano de Madrid y aunque cueste creerlo las hizo en solo dos horas tal como nos explica en este video extraído de la web de La Fábrica:
video
Termino con una de sus fotografías -la que más me impactó cuando abrí el primer libro que cayó en mis manos de Gonzalo.Es una imagen titulada "En el hospital, 2006", creo que lo que me soliviantó fue su dosis de verdad. Explica con toda crudeza y sin ningún tipo de artificiosidad su paso por el hospital.
Me parece que todos nos identificamos ya que hemos entrado en un hospital alguna vez ya sea como paciente o visitante.
©Gonzalo Juanes
En resúmen, las suyas son unas fotografías llenas de cotidianidad, de pausada observación y de una profunda subjetividad de las que sin duda -si se sabe mirar- se puede aprender mucho.

lunes, 25 de octubre de 2010

Fotomerçè, un concurso quijostesco.

Indignación es la palabra que mejor puede definir mi estado de ánimo hacia este concurso y sus organizadores.
Ayer -cuarto año consecutivo- decidí llevar mis tres fotografías seleccionadas con la misma ilusión de cada año al Palau de la Virreina cuando antes de entregarla la señorita del mostrador cumpliendo con su cometido me dijo si podía ver las fotografías, cosa que me extrañó porqué nunca me lo habían pedido en años anteriores. Se las enseño, y noté algo raro cuando me separó una y las otras dos las dejó aparte.
Me dijo, ésta si pero las otras dos no pueden presentarse.
Silencio fué mi primera respuesta.

La segunda reacción fué la consabida pregunta: ¿Por qué?
Respuesta: es que sólo se pueden presentar fotografías en que la gente salga de perfil o de espaldas, sino tienes un permiso escrito de todas las personas que salgan en la fotografía.

La reflexión es la siguiente: ¿un concurso de fotografía sobre una fiesta popular en que la gente solo pueda aparecer de espaldas o de perfil tiene sentido?
Obviamente no, lo mejor que pueden hacer si siguen este criterio es eliminarlo. Es posible que el ganador de este año sea la fotografía de una planta o un banco.

Justificándose la chica -la pobre solo es la mensajera- me dijo que este año habían tenido problemas con algunas de las fotografías seleccionadas. No lo dudo, seguro que algún listo de turno habrá intentado sacar algunos euros por la paranoia existente alrededor de la fotografía -creo que en parte fomentada por los programas del corazón y demás artilugios colindantes de la escobilla nacional. 

Si este año los organizadores habían decidido ser más estrictos por las problemáticas existentes en la anterior edición del concurso, podían haber hecho hincapié en ello, avisado, haberlo subrayado, en negrita. Cualquier cosa menos lo que han hecho, poner el filtro al final del proceso.
¿Dónde está el respeto hacia los fotógrafos participantes, hacia la fotografia y por un trabajo hecho con dignidad e ilusión?
Poco más puedo hacer que escribir este post y rellenar una hoja de reclamaciones que estoy seguro irá directamente a la papelera que para mi es la misma dirección que han decidido poner rumbo los organizadores.

viernes, 22 de octubre de 2010

Cristóbal Hara en el seminario de fotoperiodismo de Albarracín.

Casi como un descubrimiento, para mi la presencia de este fotógrafo ha significado en el seminario de Albarracín una bocanada de aire fresco por la cantidad de apreciaciones teóricas alrededor de la fotografía.
El interés de Cristóbal Hara se centra en el valor de la fotografía como una finalidad. En su conferencia nos explicó su trayectoria, sus inicios y sus desencuentros con la fotografía periodística y en especial con el blanco y negro hasta el punto que estuvo a punto de abandonar la fotografía sino hubiera sido por su descubrimiento de la fotografía en color.

"...las fotografías que aportan algo especial tienen un lenguaje propio que no se puede expresar de otra manera, ni con palabras..."

@Cristóbal Hara
Para los reporteros o fotoperiodistas el valor de la fotografía lo da el tema pero para otro tipo de fotógrafos ese valor lo da la forma, en este apartado incluimos a Cristóbal Hara pero también podríamos incluir desde un punto de vista similar a la "street photography".
Sombras, luces, estructuras compositivas, repeticiones, deformidades, vacíos, etc... son conceptos a tener en cuenta cuando se trata de encontrar un lenguaje fotográfico propio buscado a través del intelecto.

"Me interesa más el lenguaje fotográfico que el contenido mismo de la imagen."

@Cristóbal Hara
Para Cristóbal las imágenes correctas son su mayor enemigo, dicho de otro modo quiere encontrar algún elemento que le sorprenda para de este modo poder sorprender a los demás y si este elemento es una "mentira" pues no pasa nada.

En la siguiente fotografía nos explica que fué tomada en medio de una calle en una especie de feria pero como no había sol podía pasar por estar hecha en una habitación.

@Cristóbal Hara
Los carnavales:
@Cristóbal Hara
Otro de las investigaciones de Cristóbal pasa por eliminar rasgos típicos de otro tipo de fotografía, la fotoperiodística. Cuando aparece una persona lo más importante es la mirada pero ¿que pasaría si se elimina? 

@Cristóbal Hara
Para Hara la búsqueda de un tipo de fotografía construida sobre la cultura visual española le llevó a adentrarse en Goya y Velázquez entre otros.

"¿Por qué voy a desaprovechar el trabajo que otros han realizado durante siglos?"

Este fue el giro que le hizo ser revolucionario cuando los demás fotógrafos de su época estaban más preocupados por seguir las lineas de mirada que venían del extranjero.

Un ejemplo de todo lo que explicaba podrían ser las pinturas de Rivera colgadas en el Prado cuyo rasgos característicos son las deformaciones: brazos piernas o manos excesivamente grandes en relación al cuerpo. En esta fotografía se buscó y consiguió esta estética.

@Cristóbal Hara
Otro ejemplo serían las búsquedas de grandes volúmenes en las fotografías, el peso de las cosas típico del barroco español:


En fin, un fotógrafo interesante del que seguiré investigando y del que aquí lo podéis ver en este pequeña entrevista explicando algunas de las cosas que he tratado de enumerar.


video

viernes, 1 de octubre de 2010

Plaça Major de Vic (V): El niño con un tambor por cabeza

Hacia un tiempo que tenía olvidada mi afición por subir fotografías realizadas en la plaça major de vic, no por falta de imágenes sino por distracciónes varias.
La retomo, en este caso se trata de una curiosa fotografía en la que el niño se está quitando el tambor, lo que le da un mayor dinamismo y un cierto aire de misterio al cubrirse su cara.